Archivo de la etiqueta: cuentos cortos

Más pegao’ que garrapata en los Llanos

IMG_20150506_141638-1

Estaba joven, esbelto, acuerpao’ como diría mi abuelo, quizás un poco pálido porque en la capital uno no puede ganar color, pero aguantaba y me sentía todo un galán, por eso quizás los viajes al Llano a la finca de la tía Concepción me gustaban tanto, porque estaban llenos de atardeceres calurosos, cerveza fría, primas en tanga y yo todo pegachento untado en bronceador, ardiendo por dentro y por fuera.

Era Semana Santa y hacía ya un par de años que no veía a Ceci, mi prima la más guapa. Ceci tenía unas tetas divinas y un bronceado que no sabía de dónde sacaba pues vivía en Tunja, un moridero más frío que Bogotá. Ella era gordita, jamoncita como diría mi abuelo, troza como le decían las primas flacuchas. Pero era divina y a mi me encantaban esos huequitos que se le hacían en los cachetes cuando se reía. Yo le tenía unas ganas tremendas a Ceci, le decía “sexy” de cariño y ella me contestaba con un apagado de ojos bien particular. Ceci me decía “garrapata” porque andaba metido de cabeza donde no me llamaban.

Llegó ligero y caliente, muy caliente aquel Viernes Santo y yo estaba en la cocina buscando algo frío para tomar cuando entró Ceci – toda sexy ella- en su vestido de baño húmedo agarrándose el pelo a dos manos.
— Páseme una Pepsi primo, dijo sin mirarme y yo sin dejar de mirarla respondí:— Hey sexy, dame un besito, déjame acariciarte aquí al escondido, sin que nadie nos vea.

Nunca imaginé lo que vino después, yo con una mano en la entre pierna húmeda de Ceci y ella montada, con las piernas de par en par sobre la heladera que escurría agua y sudor. Nos besamos y ella me dejó tocarla sin control, se veía que lo disfrutaba. Recuerdo que esos huequitos de los cachetes se le veían tan mojados como rojizos a medida que las caricias subían de tono. Pasó poco tiempo hasta que comenzó a gemir y a mi me entró un miedo de pensar que alguien nos podía ver, (La tía Concepción, el abuelo Toño, alguna de las primas flacuchas o alguno de los perros infestados con garrapatas de la finca) entonces la agarré fuerte y la volteé de un solo tacazo, se la hundí sin pensarlo dos veces mientras con una mano le tapaba la boca y con la otra le acariciaba las tetas.

Fue delicioso, me sudan las manos ahora que lo escribo. Lo que no fue tan bonito fue lo que vino después, ya que la maldición del Viernes Santo, de la que tanto hablaba el abuelo Toño, nos cayó encima. Una vez nos vinimos no pudimos despegarnos, una extraña tensión casi magnética nos mantenía juntos, anclados, enganchados, apretados. Nos metimos detrás de una pequeña cortina que ocultaba unas cajas viejas e intentamos liberar la inflamación derramando la Pepsi fría sobre nosotros. Chorros helados negros y aguados bajaban por su espalda mojándole las nalgas y haciendo que a mi se me pusiera aún más duro. No sé cuanto tiempo pasó pero lo mejor de la historia es que nadie nos pilló. Ella decía que parecíamos los perros pegados de la cuadra de su barrio, que eso nos pasaba por arrechos, por andar tirando un Viernes Santo; yo le decía que esa boquita era la que nos había castigado porque yo estaba pegado a ella como una garrapata, engarzao’ como diría mi abuelo, con la cabeza adentro y sin ganas de abandonar ese centro caliente, sexy y hermoso como uno de los tantos atardeceres que vimos juntos en los Llanos.

Etiquetado , , , , , , ,

Charlas diminutas

¿Por qué usamos tantos diminutivos? 
MissDelirios

Putita


I Robertica y el tintico:

— ¿Le provoca un tintico?

— No señora, más tardecito.

— Pero esta bien rico, lo hizo Albertico.

— Gracias Señora Robertica, pero déjeme aquí juiciosito que yo no hago ruidito, me quedo quietico como para que usted no deje de hacer su oficito y me deje hacer el mío sin tanta jodederita.

— Pero no tiene que ser tan groserito, malparidito, solo le estaba ofreciendo un tintico.

— Entiéndame viejita, que no me gusta que me hable en diminutivos, porque ahí comienzo a pensar en que es su formita de mandarme a comer mierdita de la manera más chiquititica para que yo no me sienta tan hijueputica.

— ¡Yo le hablo como me da la gana! Chiquitico, grandesito, durito o bien pasitico. Deje de quejarse mijitico y vuelva a su oficito, que aquí yo me encargo de envenenarle este tintico.

 

**

II Las maticas de Sonia

— Me gustan tus maticas Sonia
— A mi me gusta que todo lo digas en diminutivo, las coquitas, los besitos, el cuquito, la mesita, el carrito.
— Es que cuando digo todo con un ito o ita suena todo tan pequeñitico y suena como más bonito.
— Entonces ¿cuál sería mi nombre en diminutivo? porque “Sonita” no tiene nada de lindo.
— Mmm… Bonsái. Como aquel que tienes en esa materita.

 

**

III Tribus microscópicas

Le dice el pigmeo a su esposa:
—  Mira negrita lo que cacé para ti, un marranito bien gordito.
Y ella con una sonrisa en la cara responde:
— ¡Ay mi amorcito! pero qué es eso tan bonitico.
Entre tanto el cerdo apaleado se retuerce de dolor y no deja de pensar:
— Habría sido más bonitico si este enanito me hubiera desangrado primero para no morirme así … tan de a poquitico.

**

IV Putita (conversación de Whatsapp)
10:30 PM Ana,estas?
10:32 PM Anaaaa
10:45 PM Anita, contéstame linda...
11:01 PM No seas tan jodida Anita, contéstame!
11:40 PM ¡Qué rata Anita!
01:09 AM ¿Qué quiere panita?
02:19 AM ¡Puta!
02:19 AM CORRECCIÓN: P U T I T A , porque con vos fue solo la puntita.
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

El día de mi suerte

Héctor Lavoe

Soñé que Lavoe estaba vivo, que vivía en un cuchitril con olor a moho y alcohol dentro de un bar de salsa y mala muerte en Chapinero, en el antiguo y próspero Titicó.

Soñé además que caminaba por la carrera 13 entre afiches mugrientos y rotos que anunciaban el show de media noche del tipo. La entrada valía 8 mil pesos e incluía dos polas.

“Cantando sus grande éxitos: Mi Gente, Periódico de ayer y El Cantante”

Pensé, ¿por qué a la media noche si para esa hora el tipo ya debe estar pasado de merca? Raro.
¿Acaso aún podía mantenerse en pie en un escenario? Rarísimo.

De repente el sueño se puso funky, o más bien, muy Bogotano porque comenzó a llover torrencialmente, corría un viento helado que me dejaba ciega mientras la sucia trece comenzaba a tornarse de un color oscuro con cada gota que caía sobre el polvo del asfalto. Comencé a correr dentro del sueño y terminé en la entrada del Titicó. Tímidamente asomé la cabeza por ese pasillo oscuro, plagado de colillas de cigarrillos y en el fondo reconocí unas gafas grandes que colgaban de una figura delgada que parecía más una sombra sin forma que un ser humano.

— ¡Maestro! grité
y Lavoe se acercó a paso lento pero firme, como si quisiera mostrarme lucidez en la forma de caminar.

Lo abracé e hice una venia para mostrar respeto. Él solo me miró con desdén y me llamó Dayana.

Un diminuto rayo de luz que venía del letrero neón del bar se coló en sus gafas y pude reconocer mi cara de espanto en el reflejo.

Lavoe estaba viejo, demacrado, le faltaba pelo, dientes y sus ñatas estaban tan blancas como una dona.

— Maestro, si yo soy Dayana entonces usted debe ser el cantante, ¿o me equivoco?

— Eso dicen — contestó sin mover un solo dedo.

Al fondo del pasillo comenzaron a escucharse las primeras pruebas de sonido, las pistas salseras ochenteras que invitaban al dancing’.
Entramos al antro de sopetón, Lavoe se lanzó al escenario con una sorprendente energía; la gente entraba, salía, bailaba, jadeaba, rogaba.

Recuerdo que comencé a sudar y a mover los pies lentamente. Quería bailar, quería olvidar y dar vueltas sin moverme de la pista.  Faltaban quizás un par de segundos para el intro magistral de Héctor cuando sonó una ráfaga de disparos, que venían de no sé donde, y el cantante se desplomó fulminante en la tarima.

¡Escupió la herida! calló la orquesta, gritó el desespero, se encendió la alarma y entonces desperté.

Habría olvidado aquel sueño de no ser por la casualidad que siempre respira en la nuca— de la mañana siguiente cuando me sorprendió al oído la voz de Héctor — el inmortal— en la emisora de turno.

¡Esta vivo! pensé.
— Estás dormida — respondió la foto del periódico de ayer que aún sostenía entre las manos.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Tostadas francesas


María Adelaida Cifuentes hacía las mejores tostadas francesas que jamás probé. Tal vez por eso aún la recuerdo mientras preparo el café y espero el horrendo desayuno que Helena prepara para mi cada mañana.

Yo quiero a Helena, la respeto, pero no puedo amar sus dotes en la cocina. Sus recetas son tan simples como su forma de caminar, sin vida, sin gracia.

Lo que me gusta de Helena es su forma de reír, o mejor, su manera de hacerme sentir que soy gracioso en un mundo tan hostil.

Muchos allá afuera – mientras yo saboreo mi café- pensarán en sus ex novias y rechinarán los dientes imaginando cómo otro la devora en la cama; yo en cambio me arranco el pelo pensando en el imbécil que ha de estar disfrutando, a esta misma hora, las crocantes, dulces y deliciosas tostadas de Adela.

Extraño a Adela y su forma de conquistar con la comida, esa manera extraña de tenerme siempre hambriento en la mesa y en la cama.

Se acerca entonces la mesa de desayuno en las manos de Helena con un cereal blando, un jugo de naranja ácido y una tostada quemada. Helena sonríe y yo finjo que me agrada. Vuelvo a pensar en Adelaida Cifuentes y casi puedo sentir en mi garganta el sirope que resbala desde mi boca entre arándanos y uvas negras en perfecta sinfonía.

– La leche está algo agria así que la arreglé con algo de azúcar, el jugo lo rendí con un poco de agua y el fogón estropeo la tostada, por lo demás está lleno de nutritivo amor, dijo.

– Yo te quiero Helena, pero no lo suficiente para comer esta porquería.

– ¿Qué?

– Que eres muy dulce, pero hoy no tengo hambre.

Tomé un último sorbo de café agarrando al tiempo mi chaqueta, besé su frente y salí corriendo de la casa.

Cuando estaba en la puerta busqué en mi celular el número de Adela, le llamé y le rogué una cita para desayunar, ella no se opuso.

Tardé algunos minutos en llegar y cuando me acercaba a la puerta de su apartamento el olor a chocolate, nueces y tocino al horno trajo a mi la historia de sabores que habíamos escrito cada mañana cuando aún estábamos juntos.

Timbré y al abrir la puerta descubrí que estaba sola, -¡inmaculadamente sola! –  aún en pijama y con esos ojitos inflamados del sueño.

Sin nada más que un tímido “Hola” nos sentamos juntos a desayunar, uno al lado del otro, como si hubiésemos amanecido abrazados en una misma cama destendida.
Devoré todo, recordé todo y llegué quizás a amarla un poco más que antes.
Nuestras manos se cruzaron levemente en el salero y sonreímos como un par de niños.

Luego lavé los platos (con mi lengua), le di un beso en la frente y antes de cerrar la puerta dije:

– ¿Mañana a la misma hora?

y ella respondió con un dulce y esperanzador:

– Te espero…

[Esta historia, ¿continuará?]

Etiquetado , , , , , , , , ,

Día 26

Mythology by Bela Borsodi

Mythology by Bela Borsodi

El miedo vive en las palabras.

Las palabras viven en la lengua.

La lengua vive del agua.

El agua corre sin piernas.

Las piernas vibran por el impulso.

El impulso vive en la fuerza.

La fuerza brota las venas.

Las venas se ahogan en sangre.

La sangre corre sin piernas.

El miedo sangra entre las piernas.

Etiquetado , , , , , ,

Dama de compañía | Plagio a Bukowski

Mientras pasaba su acostumbrada sesión frente al computador Ana encontró un anuncio con enormes letras y vibrantes colores que decía:

BUSCO DAMA DE COMPAÑÍA

Completa discreción. Clic aquí para más info.

Movió el cursor y en menos de lo que dura un clic estaba inmersa en un blog de alguien que se hacía llamar KIKI. La imagen de perfil no decía mucho, era una fotografía que mostraba una parte de una espalda que bien podía ser de un hombre o una mujer. Al lado se podía ver el mismo anuncio, ahora con más texto que decía así:

BUSCO DAMA DE COMPAÑÍA

Me llamo KIKI. Tengo 26 años. Me gustan los mariscos, las películas mudas y los poemas de Efraim Medina. Prefiero las mujeres regordetas a las esbeltas, los chocolates al caramelo y los billetes a las monedas. Busco una dama de compañía con la que pueda salir y disfrutar de la vida nocturna de Bogotá.

Había una dirección de email y un teléfono al que le faltaba un número. ¿Casualidad?.

Ana repitió un par de veces más el anuncio y pensó que ella era lo suficientemente regordeta como para encajar en el perfil. No le aficionaba Medina pero que aquello del chocolate era lo suficientemente interesante como para enviar un email. La palabra DAMA es sofisticada, como de otro siglo, pensó.

Mientras abría una nueva pestaña en el navegador intentó pensar cómo lucía KIKI, si era un viejo verde o un adolescente amante de los comics como ella o quizás un asesino en serie que había cambiado de vida y estaba ahora buscando una compañera para darle sentido a su existencia. Sintió además que su vida era especialmente triste y aburrida como para reparar en detalles. Tal vez conocer a alguien nuevo no sería tan mala idea después de todo.

To: kikilove@live.com

Asunto: Dama de compañía

Mesaje:
¡Hola! Vi tu mensaje en un portal de comics. ¿Te gustaría concretar un cita?
Saludos, Ana.

Al cabo de un par de segundos recibió un correo de respuesta en el que KIKI adjuntaba su dirección y una carita feliz compuesta por dos puntos y un paréntesis cerrado.

Ana fumaba un cigarrillo para calmar los nervios que le producía tal encuentro.
Pasaron un par de horas de camino y ya se encontraba al frente de la puerta de un edificio de cinco pisos con una puerta de metal roído; a un lado habían cinco timbres con nombres diferentes que intentaban dar una guía a los visitantes:

1. Trevor

2. Bukowski

3. sArA

4. KIKI

5. Jhon

En menos de lo que tarda el sonido de un timbre de campana apareció KIKI en la puerta. No era un freak, mucho menos un anciano o un adolecente, era una mujer con sobre peso, con grandes tatuajes, perforaciones, con la cabeza rapada y una camiseta desteñida de AC/DC

—   Tu debes ser Ana

—   Y tu debes ser KIKI

—   ¿Qué comes que adivinas?

—   Hmmmm

—   Sigue, adelante, estás en tu casa.

—   No, gracias. A lo mejor no estoy interesada

—   ¿Cómo así?

—   Pensé que eras un chico. Bueno, un hombre por lo menos

—   ¿Qué tengo de malo? Soy casi un chico salvo por la raja de la entrepierna y estas tetas que me cuelgan, por todo lo demás soy un machito: eructo, me rasco el trasero, me encanta el futbol, digo groserías y me derrito con las gordas con tetas grandes como las tuyas.

Ana permaneció en silencio por unos minutos y al final decidió entrar.

—   Voy a quedarme  por un par de horas, debo volver a mi casa.

El apartamento de KIKI lucía algo deteriorado pero guardaba ciertos aspectos acogedores, muy femeninos, que le hacían sentirse a gusto. Ambas se sentaron en la mesa, bebieron unos tragos y se sumieron en una larga conversación sobre mujeres, libros y futbol.

—   Entonces buscas una dama de compañía

—   Así es, algo así como una prostituta decente. Alguien con quien no me de vergüenza salir a la calle y a quien pueda pagarle por unas buenas mamadas.

—   Entiendo…

—   ¿Entiendes? Tienes cara de no entender nada. ¿Alguna vez te has tirado a una mujer?

—   No, nunca

—   ¿Lo descartas?

—   No del todo

Sin más preámbulo que ese KIKI se sintió en confianza y le agarró con fuerza la pierna. No valieron los intentos de Ana por apartarla pues en menos de dos movimientos ya tenía esa figura pesada, sudorosa y maloliente sobre ella.

—    Por favor ve más despacio

—   ¿A qué te refieres?

—   ¡A que vayas más despacio! Estas a punto de asfixiarme ¡maldita sea!

—   ¿Entonces a que has venido? ¿por qué decidiste quedarte? Eres una zorra y quieres que yo sea tu juguete ¿verdad? Dime que es verdad

—   ¡Estas loco! O ¿loca? Quítate de encima, es una orden

Sin prestar la menor atención a la advertencia el espectáculo grotesco continuó hasta que en un intento desesperado, Ana estrelló un vaso repleto de vodka contra la cara de KIKI.

—   Cómo se nota que no te queda nada de mujer. No sabes parar a tiempo, no tienes modales. ¡Eres un maldito animal!

Gritos y sollozos eran todo lo que se podía oír al final del pasillo mientras Ana abandonaba el edificio. Salió sin prisa para no levantar sospechas y tomó el primer taxi que cruzó la avenida.

Ya en casa intentó repasar en su cabeza los momentos de aquella pesadilla. Decidió tomar un baño, porque era la forma más eficaz de limpiar el asco y la suciedad que tenía  impregnada en la ropa y en la piel.

Segundos antes de entrar a la ducha revisó de nuevo su email. Tenía allí un mensaje sin leer de : kikilove@live.com. Lo seleccionó y en menos de lo que dura un clic lo envió directo a la carpeta de spam.

charles-bukowski

Esta historia nació como parte de un ejercicio de un taller de cuento en el cual estoy participando hace un par de semanas.
La tarea era plagiar el cuento de Bukowski, contar la misma historia pero diferente.
Les dejo el original: Se busca una mujer- C. Bukowski

¡Comenten sin miedo!

Etiquetado , , , , , ,

Punto y Aparte

vía pinterest

Punto se había cansado de ser final, de estar de último siempre en la fila, de cerrar con candado las historias, de perderse entre párrafos discontinuos.

Punto quería tener una cola agraciada como la coma, una pareja estable como punto y coma, un compañero alegre como los dos puntos o quizás unos hermanos gemelos para hacer con ellos el club de los puntos suspensivos. Punto quería algo, cualquier cosa que le devolviera la alegría como la que parecía tener aquella tilde suspendida en el aire.

Punto estaba cansado de ser punto, quería cambiar de vida. Primero pensó en ponerse a dieta para convertirse en un esbelto guión, pero luego desistió porque se sentía viejo para ese tipo de cosas. Después intentó ser un punto de vista, cosa que no duró mucho pues no estaba listo para ser tan subjetivo. Contempló varias veces la opción de desaparecer, de hacerse invisible a la tinta, pero pronto comprendió que el suicidio gramatical no es – ni será nunca- una salida fácil.

Un día, justo a las once en punto, conoció a quien podía acompañarlo en sus días más oscuros, un personaje poco visible que entendía sus sentimientos y que no lo juzgaría en momentos difíciles. Alguien que le devolvió la alegría de ser punto y la emoción de ser parte de algo – alguien – un fiel y también solitario compañero que llego para quedarse.

Desde aquel día Punto y Aparte pasean de un párrafo a otro entre versos mal escritos, rimas sin rimas y cuentos infinitos; desde ese día son conocidos como la pareja-dispareja más coqueta del universo gramatical.

Esta es pues la historia del punto que estuvo a punto de desaparecer hasta que cambió de parecer…

xxxcambio & fueraxxx

Etiquetado , , , , , , , ,

La manera más dulce de morir

vía pinterest.com

Tres manzanas podridas reposaban en la cesta de la mesa de centro de la casa de Mila. Cada manzana miraba a la otra y sonreía al ver nuevas manchas aparecer en su piel conforme pasaban los días, la brisa, la luz del sol, las patas del gato juguetón y las miradas de asco de Mila mientras recitaba un cansado – ¡Mañana si se van al vertedero! –

¡Míralo ahora, qué gordo se ve!
dice la manzana menos podrida  a sus arrugadas compañeras  – ¡se está dando una buena cena de moho!- dice en tono alegre mientras persigue con la mirada el vuelo circular del mosco que hace días las rodea.

– ¡A mi no me viene en gracia! hoy amanecí más rancia que nunca. Hoy quiero irme al vertedero y esperar a que una rata me muerda el corazón para poder partir de una vez por todas. ¡No soporto este lugar! ¡No quiero más huevos de ese maldito mosco sobre mi cuerpo! No quiero tener que que oír una vez más su voz chillona diciendo- ¡Mañana si se van al vertedero!

-¡A mi ni me va, ni me viene! – respondió la tercera manzana – me parecen graciosas esas diminutas patas que hacen cosquillas en mi cabeza. Por mi, que me acabe a mordisquitos. ¡Ha de ser la manera más dulce de morir!

Pasarían días y noches enteras antes de que estas tres dulces y disecadas manzanas partan por fin al vertedero, abandonando la vida sin probar siquiera un mordisco de pena ni gloria. Fin.

xxcambio y fueraxxx

Etiquetado , , , , , , , , , ,