¡Pará!

matáte

Alguna vez salí con un argentino adicto a las drogas, al alcohol, a las groserías y a las tildes mal puestas.
Acá su última carta de amor:

¿Una carta a mano y por correo certificado? ¿qué loco verdad?
Pues es para que te hagás una idea de lo friki que puedo ser cuando me lo propongo ¿sabes? No porque me las esté tirando de intelectual o romántico, no, es solo porque me tenés hasta el forro con esos tweets de mierda, que cada nada siento que son para mi y luego me enfermo, vigilo tus fotos, los pasos que vas dejando en la nube de mierdecita que es internet y tus putas redes sociales, guarra. Estoy escribiendo esto a puño y letra para que veas el odio que se expande como tinta en el papel, ese mismo que a veces se corre cuando lo toco con los dedos pero que al final permanece allí intacto, tatuado, inmóvil.

Disculpá por otra parte las tildes mal puestas. Sé que odias los errores de ortografía y todas esas pavadas que te hacen sentir inteligente, pero quiero que ésta vez las comas y hasta los putazos mal garabateados te ayuden a escuchar mi voz en tu cabeza mientras lo lees; sabes, como uno de esos personajes de los cortos jonki que mirabas extasiada o como si estuvieras aquí en frente y estuviera yo escupiéndote ira en cada palabra.

Sabés que soy un argetino – bogotanizado, hasta fuiste vos quien salió con el apodito aquel que me gustaba tanto. Sabés que acá no tengo nada, que todo lo que me rodea son meros retazos de lo que alguna vez quisimos cuidar con tanto esmero. Sabés que caí bajo, que toqué fondo pero salí a flote, como la mierda en el agua, pero a flote al fin. Ya nada de lo que compartimos sabe tan dulce pero ya nada de lo que quiero crear en adelante se siente tan amargo y eso me trae un poco de calma ¿sabes? y aunque esta ciudad me siga pareciendo fría, sucia y hostil – casi como vos- no pienso volver a -los- no -tan -Buenos Aires. (es un dato más por si querés publicarlo en tu estado de Facebook, pelotuda).

Por eso Silva, ¡andáte con tus amigas, que son todas unas putas! andáte con Maria Alejandra y decíle que te enseñe a hacer un buen pete que eso es lo mejor – quizás lo único bueno – que puede hacer con su asquienta vida. Andáte con Juancho, ese forro facho de mierda que siempre te miraba las tetas y al que no podías dejar de contestarle un jodido mensaje en Whatsapp.
Salí, reí con otros, hacéte la de los mil amigos que ese papelón te queda fenómeno, pero a mi no me jodas más. Andate con tu mierda, andate con tu caos, cerrá los ojos y deja de buscarme, moríte. Olvídate de mi que yo ya estoy en ese plan.

Ahora, si te sentís muy Bovary ahí te dejo en la portería dos sobres perfectamente sellados, aspirátelos si querés.
Es que si no podés con esto Silvana mátate, ¡mátate de una buena vez, coño!

Con amor y profunda ira,
Roberto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s