My fake plastic love

Vía Pinterest.com

Yo amaba mi ojo de vidrio aunque fuera de mentiras. Amaba la forma en que me hacía sentir segura en un mundo parcialmente ciego.
Digo amar en tiempo pasado porque ahora he decidido dejar de mentir y entregarme con todo y mis defectos a esta vida tuerta. Peores cosas me han pasado por encima, mejores postores me han mentido y allá afuera la vida luce demasiado brillante como para quemarla al sol que se refleja en un vidrio caliente.

Quiero ahora dejar de luchar contra lo natural y entregarme – desvergonzadamente-  a este amor de plástico. Dejar de odiarme por dentro para ver cómo florezco por fuera. Quiero dejar que el respiro y el parpadeo rueden libres, casi tan libres como una bola de vidrio con iris pintado que raya el asfalto. Húmedo.

Es tiempo – y hasta ahora lo entiendo- de regar las plantas falsas, esas que fueron sembradas en materas de plástico chino que dejó abandonadas Thom Yorke en mi jardín.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s