Archivos Mensuales: agosto 2014

My fake plastic love

Vía Pinterest.com

Yo amaba mi ojo de vidrio aunque fuera de mentiras. Amaba la forma en que me hacía sentir segura en un mundo parcialmente ciego.
Digo amar en tiempo pasado porque ahora he decidido dejar de mentir y entregarme con todo y mis defectos a esta vida tuerta. Peores cosas me han pasado por encima, mejores postores me han mentido y allá afuera la vida luce demasiado brillante como para quemarla al sol que se refleja en un vidrio caliente.

Quiero ahora dejar de luchar contra lo natural y entregarme – desvergonzadamente-  a este amor de plástico. Dejar de odiarme por dentro para ver cómo florezco por fuera. Quiero dejar que el respiro y el parpadeo rueden libres, casi tan libres como una bola de vidrio con iris pintado que raya el asfalto. Húmedo.

Es tiempo – y hasta ahora lo entiendo- de regar las plantas falsas, esas que fueron sembradas en materas de plástico chino que dejó abandonadas Thom Yorke en mi jardín.

 

 

 

Etiquetado , , , , , ,

I feel love

Cuenta la leyenda disco que en pleno verano del ’77 el genio Giorgio Moroder se fue de juerga con la entonces poco conocida Adrian Gaines. Cuentan que antes de llegar el amanecer ya estaban tan enredados que parecían uno y que el éxtasis había hecho de sus cuerpos un manojo de amor y sudor ácido.
Cuentan las malas lenguas que les entró la locura después de un pase y se fueron solos al estudio de Moroder en el Down Town. Abrieron la puerta a medias y entre carcajadas ahogadas se quitaron la ropa. La Donna comenzó a contonear sus gloriosas caderas mientras Giorgio desenvainaba un par de pastillas sobre los decks.

Dicen los que tienen mala memoria que aquella noche La Donna intentó describir en una canción lo que el X le hacía a su cuerpo, mientras Moroder daba forma al sonido del futuro con beats lujuriosos que invitan al baile. Gotas de sudor caliente recorren su espalda morena – I feel loooove – salpican los decks, humedecen sus gluteos, las manos, el pelo y I feel loved. Sube el volumen, aumentan los bits, pupilas dilatadas, I feel love, this is love. Se encienden a besos, caricias apretadas friccionan, se apaga el micrófono, I feel love, todo es de colores… I feel love.

Cuentan que allí nació la época dorada de la música disco y su entrañable conexión con las drogas duras. Dicen que aquel verano neoyorquino le cambió la vida para siempre a la Summer y volvió mago al entonces poco conocido Giorgio Moroder. Dicen que I feel love es el himno del X y que el X es la droga del amor; dicen también que la música disco es al amor lo que la droga es a la música, y que bien mezclados son la bomba atómica en las venas.

Música disco para sentirse amado y pastillas de amor para llegar al éxtasis.

Now I feel loved. Can you feel it too?

Etiquetado , , , , , , , , ,