Archivos Mensuales: enero 2014

De cuando me enamoro en un café

café

vía pinterest.com

Lo vi de lejos y supe que era el amor de mi vida. Estaba un poco borroso, pero luego de colocarme las gafas comprobé que era justo como lo había pedido. Era alto, tenía una linda barba rojiza, cabello despeinado y ropa a lo Joseph Gordon Levitt.
Cuando lo vi caminando y buscar el rincón más alejado con un tinto tamaño extra grande en sus manos, (justo como el que yo tenía mientras lo observaba) me llené de júbilo. Luego cuando sacó el libro de Chejov de su mochila harapienta y una pequeña libreta de notas sentí que no podía respirar ¡el idilio se había completado!

Caminé lentamente hacia él y mientras esquivaba mesas y gente insignificante repasé en mi cabeza cómo debía iniciar la conversación con aquel desconocido. Repetí mil veces lo que podría decirle; tal vez preguntarle si en esa edición se encontraba “El Teléfono” o “Historia de un contrabajo” que era mis cuentos favoritos de Chejov o comenzar con algo como:

– Hey guapo ¿por qué Chejov y no Tolstoi? ¿Por qué tinto grande y no un expreso? Disculpa, me llamo Marta, ¿donde dejé mis modales?

Faltaban dos pasos y medio para llegar hasta su mesa, sentí depronto que me temblaban las piernas y que el corazón quería salirse de su sitio. Fue entonces cuando vi lo impensable. Aquel extraño que me había enamorado sin cruzar palabra estaba tomando de la mesa un sobre de azúcar. Lentamente lo abrió con los dientes y lo vertió completamente en el café. Como si eso no bastara, repitió lo mismo con otros dos sobres  más, uno tras de otro, sin pensar, sin mirar. Sentí que el mundo se deshacía como azúcar en café.
Antes de que notara mi presencia cambié el curso de mi camino, tomé el último sorbo de mi tinto y salí corriendo para siempre.

Podía perfectamente haber sido el hombre de mis desvelos, pensé, pero no puedo confiar ciegamente en quienes endulzan el café. ¡Eso no! dije en voz alta.

Fin

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , ,

Encuentros cercanos

vía Pinterest.com

vía Pinterest.com

Escribir es el momento donde el alma se sale por los dedos. Es un proceso íntimo, cercano y a veces tormentoso… una lucha constante entre lo que piensas, lo que quieres decir, lo que sientes cuando lo dices y las palabras que necesitas para ponerlo en el papel.

Escribiendo sobre mi abuelo, sobre su historia innombrable, sentí de cerca su presencia – casi real, casi tangible – helándome el cuerpo, llenando mi cabeza de nuevas preguntas.

Tal vez nadie lo crea, tal vez solo se trate de un delirio matutino.

Tal vez sea él quien no quiera que yo escriba esa historia.

Por ahora solo necesito un descanso.

Etiquetado ,

2014

Imagen

Enamorarse
Viajar
Escribir un libro
Publicar un libro
Abrazar el libro

Fin.

Etiquetado