La manera más dulce de morir

vía pinterest.com

Tres manzanas podridas reposaban en la cesta de la mesa de centro de la casa de Mila. Cada manzana miraba a la otra y sonreía al ver nuevas manchas aparecer en su piel conforme pasaban los días, la brisa, la luz del sol, las patas del gato juguetón y las miradas de asco de Mila mientras recitaba un cansado – ¡Mañana si se van al vertedero! –

¡Míralo ahora, qué gordo se ve!
dice la manzana menos podrida  a sus arrugadas compañeras  – ¡se está dando una buena cena de moho!- dice en tono alegre mientras persigue con la mirada el vuelo circular del mosco que hace días las rodea.

– ¡A mi no me viene en gracia! hoy amanecí más rancia que nunca. Hoy quiero irme al vertedero y esperar a que una rata me muerda el corazón para poder partir de una vez por todas. ¡No soporto este lugar! ¡No quiero más huevos de ese maldito mosco sobre mi cuerpo! No quiero tener que que oír una vez más su voz chillona diciendo- ¡Mañana si se van al vertedero!

-¡A mi ni me va, ni me viene! – respondió la tercera manzana – me parecen graciosas esas diminutas patas que hacen cosquillas en mi cabeza. Por mi, que me acabe a mordisquitos. ¡Ha de ser la manera más dulce de morir!

Pasarían días y noches enteras antes de que estas tres dulces y disecadas manzanas partan por fin al vertedero, abandonando la vida sin probar siquiera un mordisco de pena ni gloria. Fin.

xxcambio y fueraxxx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s