Archivos Mensuales: agosto 2013

El protagonista

En el lugar donde se hace la música, donde vibran los colores y donde el eco es más que una melodía vive el protagonista de este sueño. Digo sueño, porque todo lo que está a su alrededor brilla dentro de un marco desenfocado, floreado y romántico, tal y como deben verse los sueños.

El protagonista de esta historia tiene un par de pelos en su barba que hacen las veces de guitarra. Cada noche, pacientemente, el protagonista de esta historia afila sus dedos con armonías fantásticas y comienza a acariciar las cuerdas –digo, sus barbas hechas cuerdas– y arranca de ellas canciones de escalas completas. Cada noche compone una diferente, nunca repite, aunque es todo un caballero.

El protagonista de esta historia, es el antagonista de la mía y viceversa. Cuando yo subo, el baja, cuando el baja, yo floto y cuando ambos flotamos siempre soy yo la primera en volver a tocar la tierra.

Yo no tengo barbas musicales ni ojos de océano, tengo corazón paginado y letras en los dedos. Él es protagonista y yo antagonista, él es música y yo un silencio hecho melodía.

 

Para quien llena mis días de música, amor y compañía…

El protagonista

xxxcambio&fueraxxx

Último día


Photo by Martin Burns
Photo by Martin Burns

A las once y cincuenta del día señalado entró Carl Sunset a su cita con el destino.

Ya poco sabía de lo que pasaba afuera y lo único que podía recordar era el color de los atardeceres en California y el olor de las aceitunas negras.

La pijama naranja, como llamaba a su overall de reo condenado a muerte, estaba completamente planchado y arreglado. Atrás quedaron las manchas de frijoles y los parches pandilleros que ganó en la prisión.

Traía en su mano derecha la foto de sus padres y en la mano izquierda una medalla de oro con la imagen de Jesucristo.

El oficial encargado le ayudó a soltar las cadenas de manos y pies que descubrieron los cayos ásperos formados durante años. En la sala solo había un reloj con un segundero ruidoso que parecía tocar una extraña melodía sin fin.

Mientras Carl apretaba con fuerza las muñecas, el oficial lo amarraba de nuevo de brazos y piernas, esta vez contra una camilla y con unas suaves correas que impedirían que se moviera demasiado al momento de su salto al otro lado de la vida.

A su izquierda un espejo brillante dejaba ver al otro lado, como si se tratara de una película, su muerte a testigos, familiares de las víctimas de Carl y algunos de sus parientes lejanos, quienes ese día también se convertirían en víctimas del sistema penitenciario.

Llegadas las 12 y tras cumplir con procedimientos de rutina, el líquido mortífero avanzó y se movió a paso lento a través de las venas de Carl. Primero caliente, luego frío muy frío, primero silencio y oscuridad, luego luz y libertad.

xxxCambioyfueraxxx

Etiquetado , , , , , , , ,