La Oruga

Una noche como cualquiera otra, despertó el Sueño en su cama. Sudoroso y algo confundido intentó buscar sus manos, pero a cambio de ellas encontró un par de alas que brillaban con la luna que se reflejaba a través de la ventana. Unas alas enormes y hermosas que podía controlar casi como si se tratara de sus propios brazos.

Afanado y con algo de dificultad abrió la puerta empujándola con los pies, pero pronto notó que por allí no entraba suficiente aire para secar sudor de su frente, así que se dirigió a la ventana, la cual se abrió de par en par tras un pequeño aleteo de sus nuevas extremidades.

Al instante y como si se tratara de fibras que envolvían su cuerpo, sintió la brisa fresca recorrer cada poro de su piel. Cerró los ojos y se sumió en un sueño refrescante, casi tan profundo como del que había despertado hace apenas unos segundos.
Un sonido de hojas secas lo despertó, y mientras abría lentamente los ojos notó que estaba suspendido en el aire, allí arriba, justo donde podía distinguir las pequeñas luces que conformaban lo que parecía ser un cielo estrellado sobre la tierra.

De pronto… en un suspiro profundo y sin hacer el menor ruido, alzó vuelo directo al cielo.

Era difícil de entender entonces, pero aquella noche, cual mariposa saliendo de su  cascarón, el Sueño por fin se había convertido en Realidad.

 

 

xxxcambio y fueraxxx

 

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: