Archivos Mensuales: octubre 2012

Un verso inmerso

Aplicado callado y marcado estaba Juan Mirado en su estado desarmado e inundado.

Silenciosa, preciosa y orgullosa lo miraba Milena, de larga melena y vestido crema.

Ambos tan locos, sin cocos y oscos, no se miraban, ni susurraban, no callaban, ni tampoco se amaban.

Tardes retorcidas, mordidas y ardidas llenaban sus días de excitante melancolía, algo que olía y salía pero que al final nada valía.

En un beso profundo, se comieron el mundo en un segundo, bajo un cielo inmundo y vagabundo. 

Poco sabían entonces de aquellos feroces y atroces sonidos retumbando en sus oídos. Ruidos roídos, molidos y perdidos dentro de un enredado Juan Mirado y una chilena llamada Milena.

 

 

 

 

xxxcambio y fueraxxxx

 

Sinfonía Shakesperiana en {Sol-la}

Perdida entre sábanas claras y cobijas de motas se encontraba Julieta, {mitad viva-mitad muerta} con una sonrisa dispersa y la mirada fija en el techo, ese techo sucio que se caía a pedazos {madera roída} y que envolvía su habitación con una fluorescente {cósmica} capa de polvo que recuerda la vía láctea. 

Julieta abre la boca {feroz} y puedo ver sus dientes blancos y parte de su lengua rosa {húmeda}.
En un suspiro profundo y veloz introduce su mano en sus shorts {de corazones}. En un movimiento caótico {sensual}, casi infernal, sumerge lus dedos en un beso interior {caliente} y macabro. Risas y jadeos se confunden entre el sonido {gemidos} de las tablas de la cama que se estremece al compás de la reciente creación {sinfonía} orgásmica que Julieta llamó {bautizó} bajo el nombre: Rommeoh {Room + me = ¡oh!}.

{xxx}.

xxxcambio y fueraxxxx

Etiquetado , ,